Ritual de la prosperidad con el Tarot

0Shares

Gracias a este ritual de la prosperidad y a la fe que deposites en él podrás atraer dinero y bienestar a tu vida. 

La prosperidad puede llegarte en las más diversas formas, así que es el momento de pensar en un deseo concreto. Mi consejo es que te plantees un objetivo lo más realista posible. De nada sirve que te propongas ganar la lotería si nunca juegas, el ritual no funcionará con objetivos inalcanzables.

Materiales necesarios

  • Un mazo de cartas de Tarot tradicional, de cualquier tipo o autor.
  • Una hoja de papel y un bolígrafo o lápiz, lo que tengas a mano.
  • 3 piedras: verde, roja y dorada. Si no tienes piedras o cristales, puedes dibujarlos en un papel y pintarlos.
  • 3 velas doradas.
  • 1 vela violeta.
  • Un ambiente de absoluta tranquilidad.
  • Música suave y relajante.
  • Una jarra o un vaso con el líquido que te apetezca beber durante el ritual.
  • De 20 a 30 minutos.

Ritual de la prosperidad

Preparación del ritual de la prosperidad

Es fundamental que tu estado mental y tu estado de ánimo estén en absoluta calma a la hora de iniciar el ritual de la prosperidad. Si has tenido un día complicado o turbulento, ese día es mejor que no te pongas en ello.

Para cada persona, la calma significa algo diferente y, por tanto, su preparación también puede serlo. Como guía y hasta que encuentres tu propia forma, te brindaré la que para mí es la que mejor propicia la atracción de la prosperidad a tu vida.

Buscando el ambiente ideal

  1. Reúne con calma los materiales y no comiences el ritual hasta tenerlos todos.
  2. Busca el lugar de tu casa en el que más a gusto te sientas, ese que te permite estar a solas con tu interior. Puede ser una habitación, un balcón, el patio o el jardín.
  3. El lugar ha de disponer de una mesa para colocar cuidadosamente todos los materiales.
  4. Pon el mazo de Tarot en medio, las 4 velas encendidas alrededor y coloca una piedra entre cada vela.

Iniciando el ritual

Cierra los ojos y visualiza una nube dorada flotando sobre ti. Siente cómo se acerca y te roza ligeramente la cabeza. Percibe cada una de las sensaciones y ponles nombres: ¿paz?, ¿cosquilleo?, ¿frío?, ¿calor? Sé, incluso, capaz de aceptar que no sientes nada. Todo lo que percibas significará algo, no intentes forzar ninguna sensación.

Sigue visualizando cómo la nube dorada te rodea completamente y va relajando cada parte de tu cuerpo. Cuando te haya cubierto completamente extiéndela hacia los materiales que has preparado para el ritual de la prosperidad. Finalmente, haz que llene por completo la habitación. 

Estás invocando a la luz Divina de la Prosperidad para limpiarte de malos pensamientos y para cargarte con ella. Cuando tengas la sensación de que tanto tú como el ambiente están cargados completamente… ¡es hora de comenzar!

La hora del ritual propiamente dicho

  • Enciende las velas calmadamente. Ten cuidado que no se vayan a caer y a quemar algo.
  • Toma el boli o el lápiz que has preparado junto al papel. Escribe lo que deseas claramente y establece un tiempo lógico para alcanzar tu deseo: tener un mejor salario, ganar un premio de apuestas deportivas, recibir una herencia, recibir el pago de una deuda pendiente, poder comprarte un coche nuevo.

Ejemplos de peticiones:

  • Quiero que me aumenten el sueldo a 2000 euros al mes dentro de los próximos 30 días. 
  • A partir de este momento el dinero comienza a llegar a mí de forma fácil y abundante.
  • En tres meses estaré conduciendo mi propio BMW.
  • Podré tener mi casa nueva antes de fin de año.

Una vez pedido el deseo y mientras estés eligiendo las cuatro cartas pronuncia las siguientes palabras:

Este deseo se cumplirá bajo de la Gracia de Dios y el Orden Perfecto

Esta última frase ayuda a que lo que venga sea siempre para bien.

Recuerda que el deseo, aunque en principio te suene exagerado, tiene que tener lógica con respecto a tu situación actual.

  • Una vez escrito el deseo extiende el mazo de Tarot, saca cuatro cartas al azar y colócalas en forma de cruz. Dobla el papel con el deseo y ponlo en medio de la cruz.

¡Cuidado con los pensamientos ladrillo!

Ten mucho cuidado con los “pensamientos ladrillo”. Son aquellos que te impiden alcanzar tu deseo. Por ejemplo, creer que no mereces tener ese dinero o sentirte mal por tenerlo cuando hay pobres en el mundo. Identifica esos pensamientos, escríbelos en un papel y ahuyéntalos de inmediato imaginando que los prendes fuego con la vela violeta. 

No hace falta prenderlos fuego realmente, ¡no vayas a causar un incendio! Con imaginarlo es suficiente.

Es posible que al principio te cueste sacar los pensamientos ladrillo de tu mente e, incluso, que sean inconscientes. Es normal tenerlos, así que no te agobies. Con la práctica lograrás echarlos para siempre de tu vida.

Visualiza tu deseo durante 5 minutos y comienza a sentir cómo viene de camino hacia ti y se cumple. Identifica tus sensaciones ahora: ¿alegría? ¿liberación? ¿alivio? Envía estos pensamientos de felicidad a las tres velas doradas.

Finalmente, apaga cuidadosamente las velas y recoge todos los objetos poniéndolos en un lugar lejos de miradas indiscretas. Puedes volver a repetir el ritual una vez al mes y pedir el mismo deseo u otro. 

Esto es todo lo que tú tienes que hacer, el Universo y lo Divino se encargarán del resto.

Sigue este ritual de prosperidad paso a paso ¡y regresa a contarme tu experiencia!

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Carlos González-Román Ferrer. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.