El Arcángel Rafael y el Tarot

El Arcángel Rafael, junto a los arcángeles San Miguel y San Gabriel, es uno de los ángeles más importantes tanto en las religiones abrahámicas como en las creencias espirituales de la actualidad.

En el cristianismo, es uno de los tres patrones del peregrino y su nombre significa “La curación de Dios”.  La palabra hebrea equivalente a médico es rofe, relacionado con la misma raíz de Rafa-El.

En el islam se lo considera como el ángel responsable de anunciar la fecha del Juicio Final con el sonido de un corno. Se lo suele representar con ropa de peregrino y llevando en su mano un gran pescado.

El Arcángel Rafael es el más compasivo de los ángeles de Dios y se ocupa principalmente de aquellos que tienen discapacidades y dolencias físicas o mentales graves. Es el patrón de los enfermos y de los hospitales. Asimismo es el patrón de los ciegos, de los médicos y de las enfermeras. También cuida de los viajeros y propicia los encuentros casuales entre las personas.

En el Tarot tradicional

El Arcángel Rafael está directamente relacionado con las siguientes cartas del Tarot: La Papisa, El Papa, El Mago. Cuando en una de tus tiradas abras alguna de estas tres cartas, acuérdate del Arcángel Rafael. Pídele asistencia para que te ayude a mejorar la salud del consultante si este es uno de sus problemas.

Pídele su intercesión para que actúe contra las adicciones y para que los seres queridos del consultante se mantengan sanos y salvos durante los viajes.

En el Tarot de los Ángeles

En una tirada del Tarot de los Ángeles, el Arcángel Rafael en posición normal, representa la fortaleza y el brillo de la personalidad. Éxito social.

Es la curación, la comprensión, la luz divina de la sanación hecha realidad. Representa la recuperación de todo lo perdido, la energía positiva y los caminos abiertos para llegar donde el consultante se lo proponga.

El amor del pasado que jamás olvidamos y que vuelve por fin a iluminar nuestras vidas.

Si el Arcángel Rafael aparece invertido, representa la enfermedad y accidentes por distracciones. Aconseja al consultante acudir al médico; especialmente le advierte no distraerse cuando está realizando alguna tarea de riesgo como conducir un automóvil.

Asimismo nos pide prestar mucha atención por la cercanía de una persona egoísta. Mentiras y desengaños amorosos, posibles rupturas de pareja, anuncia discusiones con amigos.

Para contrarrestar esta carta, el consultante debe abrir su corazón y mantener una actitud positiva ante la vida, pase lo que pase. Así recibirá la luz divina de la sanación de la mano del Arcángel Rafael y podrá de esta forma, recuperar lo perdido.

Meditación al Arcángel Rafael para la curación del cuerpo y la salud perfecta

¡Compartir es vida y amor!

Marcar el Enlace permanente.

¡Deja un comentario!